¿Qué nos enseña Mad Men sobre publicidad?

Ambientada en una época donde la publicidad formaba parte de la cultura popular en un grado mucho mayor que en la actualidad, cuando el receptor del mensaje publicitario no tenía voz, y los medios de difusión (masivos) funcionaban como un simple amplificador del mensaje unilateral que se buscaba posicionar.

Lo que podemos aprender de Mad Men no es, ni cerca, cómo funciona una agencia de publicad en la realidad, tal vez algo de cómo funcionaba entonces, pero más allá de eso, se trata de los issues de un grupo de hombres y mujeres en una sociedad que resentía los estragos de la posguerra, el liberalismo de los 60’s, los cambios políticos, la misoginia y el boom de los medios como protagonistas del discurso dialéctico de un gobierno tratando de posicionar el American way of life.

Mad Men es acerca de las personas y no de publicidad. Y ese es el mismo enfoque en el que hoy día tenemos que entender a la publicidad misma. No es acerca del productos sino de las personas. Si Don Draper quisiera encontrar una nueva forma de vender Lucky Strike sin duda buscaría la alternativa de evadir candados legales y colocar su producto, digamos, en una serie de moda, donde fluya naturalmente, donde no sea invasivo e incluso en un contexto donde fumar es cool, fumar es bien visto y hasta cierto punto, cuestión de status.  

Vivimos en la era de la información donde pronto digital y tradicional serán lo mismo, donde no existirá online y offline, todos estaremos contactados. La oferta de medios es tan variada y altamente segmentada que la comunicación será casi personal. Se debe apostar por el contenido y hacer una aleación con digital, no adaptando las viajas prácticas a un nuevo medio sino creando nuevas practicas y creando nuevos medios. 

Es acerca de lo que crees no de lo que creas.

¿Qué seria de Sterling Cooper Draper Pryce en 2014?

image

-Pach.

Libro: Fallas de Origen - Daniel Krauze

Fallas de origen es el libro ganador del Premio Nuevas Letras 2012, escrito por Daniel Krauze. Concursó bajo el seudónimo R.B y fue presentada como “Días de Lava”. La novela narra ─en primera persona─ cuatro días de la vida de Matías Lavalle, un joven escritor que tras una larga estancia en Nueva York, se ve sorprendido por la muerte de su padre y en consecuencia, regresa a laCiudad de México. En estos días, Matías se enfrenta a los fantasmas del pasado, que dejó en un país que nunca sintió suyo. Resulta curioso el hecho de que la novela esté vagamente basada en experiencias vividas por el propio autor. Sea así o no, muchos de nosotros encontraremos familiar el ambiente donde se desenvuelve el protagonista. El autor no se guarda nada, narra con lujo de detalle, lugares y situaciones, aderezadas con hipérboles y metáforas; haciendo uso del lenguaje chilango y los slangs con los que convivimos a diario. La obra aborda el egoísmo detrás de la época moderna del ‘Yo’, donde la selfie es tu carta de presentación, Twitter le da voz a quien no la tiene, y en Instragram se busca la aprobación por medio de likes. En este contexto Fallas de Origen es la radiografía de una generación, su devoción a la banalidad y las apariencias (el infinito amor al Facebook). “Nunca una generación de padres ha estado peor equipada para comprender a sus hijos”, escribe Krauze. Si estás leyendo esto y eres un millenial, regálaselo a tus papás.

image 

… and every night, the city lights. They’ll be out for us.